Aprovechar la energía solar para todo

Hoy queremos hablar de la generación de calor solar para otros fines que la cocción pero usando las mismas técnicas que los hornos solares. Tal como hablamos en otras páginas del Altas de la Cocina Solar, los rayos del sol son una fuente inagotable de energía y su máximo aprovechamiento se realiza con la transformación de la luz en calor.

La energía solar transformada en calor puede llegar a un 80% de eficiencia, y permite un ahorro importante para las personas que usan por ejemplo paneles térmicos para calentar su agua sanitaria o de piscina. A cambio, transformar los rayos de sol en electricidad, aunque también es rentable (hasta que aparezcan leyes como esta), cuesta más y solo llega a 25% en paneles foto-voltaicos tradicionales.

Entonces, ¿como aprovechar la luz del sol para generar calor?

Para generar calor, un horno solar utiliza un cristal que deja pasar los rayos solares pero no el viento ni el calor, lo que permite que el calor generado se acumule en su interior hasta llegar a temperaturas muy altas permitiendo la cocción. La temperatura máxima alcanzada por un pequeño horno solar equipado con reflectores de 1 m² es de 230 ° C vacío.

El mismo sistema se utiliza en invernaderos para la producción de tomates o fresas en invierno, el sol entra e ilumina la tierra que se calienta, permitiendo una subida de temperatura y el cultivo de frutos en zonas soleadas pero donde puede hacer frío.

También encontramos este aprovechamiento de los rayos de sol en las terrazas con cristales (ver este producto por ejemplo) que permiten en invierno calentar los pisos (suelen tener varios cristales para limitar al máximo la fuga de calor y el ruido exterior).

En verano estas terrazas se abren con facilidad o bien se cubren con el fin se refrescar las habitaciones. También se usan para calentar el agua de las piscinas como esta en madrid (Terraza acristalada con cortinas de cristal) y conservar el calor por las noches de forma natural y ecológica.